No esperes nada.
No quieras ver jamás el fondo de sus ojos.
Nunca más.
Tienes el gen de un monstruo dentro
y en poco tiempo sale a la luz;
te vuelves detestable,
insufrible, condenable.

No insistas en nombrar lo que no existe,
porque es un gasto inútil de tinta y de saliva,
porque es mejor borrarlo para siempre
o transformar lo escrito en otra cosa,
en algo totalmente diferente que te lleve a otro lado,
donde nadie te encuentre;
que te aleje de todo mientras te acerca a ti,
a tu mundo inconsciente,
a tu valle siniestro de prodigios amorfos,
exiliados y solos, de monstruos como tú:
excéntricos y locos, cazadores de sueños,
amantes de quimeras asesinas de ilusos,
los necios que aún esperan,
los que insisten en ver y en nombrar lo innombrable.

about Rita Cerezo

Tonalá Chiapas (sine data). Afortunadamente me topé con los mitos antes que con los cuentos de princesas, y con Poe antes que con Corín Tellado; eso me llevó a aprender Latín, Griego y tratar de ganar almas para los dioses olímpicos entre los desorientados adolescentes de la UNAM. Lo de escribir fue un vicio que empezó muy temprano, actualmente estoy en tratamiento en un grupo de apoyo, no para dejarlo -ya vi que es imposible-, sino para degustarlo mejor.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>