Es tarde
y siento que mi cabeza va a estallar,
“¿tarde para qué?”,
me pregunto con el miedo a punto de explotar,
porque me he visto en los añicos de su espejo,
porque desde hace tiempo
no lo puedo negar más.
Me estoy perdiendo,
me pierdo un poco cada vez que me intento encontrar,
y vivo en esta paradoja infinita
que me impide respirar.
Ya sé que es tarde,
pero mi fuerte nunca fue el ser puntual,
quizá sea ése el único motivo
de que la muerte no me ha podido hallar.
Y ahora intento desandar mis pasos
y hacer de cuenta que nunca estuve mal,
mas los fragmentos de su espejo destrozado
me escupen a la cara la verdad.
Es tarde,
no hay pegamento capaz de reparar
el reflejo de su rostro en pedazos
que me hieren con su soledad.

about Rita Cerezo

Tonalá Chiapas (sine data). Afortunadamente me topé con los mitos antes que con los cuentos de princesas, y con Poe antes que con Corín Tellado; eso me llevó a aprender Latín, Griego y tratar de ganar almas para los dioses olímpicos entre los desorientados adolescentes de la UNAM. Lo de escribir fue un vicio que empezó muy temprano, actualmente estoy en tratamiento en un grupo de apoyo, no para dejarlo -ya vi que es imposible-, sino para degustarlo mejor.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>