De habernos conocido en mayo o en abril,
cuando el sol brillaba en lo más alto,
de habernos conocido en esos días,
sé bien que nos habríamos amado
y habría escrito nuestra historia inconclusa
en las páginas rosas de mi diario.

Pero no estás ahí,
porque ya en otros tiempos me encontraste,
cuando las hojas cubrían el suelo, secas,
y acompañaban mis pasos cada tarde
con el rítmico crujir de su cadáver.

De habernos conocido en mayo o en abril,
podría nombrar lo que hoy es innombrable
en cartas perfumadas con sobres de origami
entregadas en mano al final de las clases.

Pero no pasó así
y ya no hay hojas rosas ni papeles doblados,
el sol está escondido tras un cielo nublado
que transformó el amor en un eco lejano,
un canto de sirenas en un mar agitado.

about Rita Cerezo

Tonalá Chiapas (sine data). Afortunadamente me topé con los mitos antes que con los cuentos de princesas, y con Poe antes que con Corín Tellado; eso me llevó a aprender Latín, Griego y tratar de ganar almas para los dioses olímpicos entre los desorientados adolescentes de la UNAM. Lo de escribir fue un vicio que empezó muy temprano, actualmente estoy en tratamiento en un grupo de apoyo, no para dejarlo -ya vi que es imposible-, sino para degustarlo mejor.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>