Ruby, Alicia, Lucy… yo

Un martes se marchó mi cuerpo astral,
un martes dejó de importar el ayer y el hoy,
dejó de importar incluso el mañana;
porque después de ver mi espejo qué más daba,
después de verlo, había cruzado y la línea dejó de estar marcada.

Persiguiendo un sueño estúpido sin tiempo,
me perdí en la locura de tus horas y en esos argumentos sin sentido para justificar una existencia nula,
mientras tomábamos el té de cada tarde,
mientras jugábamos con las cartas marcadas y el cielo se nublaba y había truenos que anunciaban lágrimas de carbón…

No quedó más remedio que marcharme un martes,
no quedó más remedio que arrojarme al hoyo negro de la incertidumbre para poder ir en busca de diamantes…

about Rita Cerezo

Tonalá Chiapas (sine data). Afortunadamente me topé con los mitos antes que con los cuentos de princesas, y con Poe antes que con Corín Tellado; eso me llevó a aprender Latín, Griego y tratar de ganar almas para los dioses olímpicos entre los desorientados adolescentes de la UNAM. Lo de escribir fue un vicio que empezó muy temprano, actualmente estoy en tratamiento en un grupo de apoyo, no para dejarlo -ya vi que es imposible-, sino para degustarlo mejor.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>