Tu sonrisa de luna me contagia

cuando volteas y me miras mientras corres

divertido porque caigo de nuevo,

una vez y otra más, en tus trampitas,

porque escucho tu llanto y me conmuevo,

y me encanta que insistas y que toques

a mi puerta cerrada, a mi rutina.

 

Tu mirada de noche con su magia,

que me envuelve en su dulce ronroneo,

mientras estoy en brazos de Morfeo

cobijada por tu cuerpo peludo,

convertida en tu almohada y tu refugio.

 

El conjunto de ti que todo llena

de pelitos, bigotes y de huellas,

de vestigios de garras destructoras

y maullidos agudos que enamoran.

 

Eres  lata amorosa que entretiene,

amigo confianzudo al que se quiere,

un guardián que lastima al que me hiere

y tu motor mis dolores disuelve.

 

Tuve suerte de que tú me eligieras

para ser parte de tu manada

aunque luchemos los dos por ser el alfa,

y aunque a veces te haga pensar que ganas.

about Rita Cerezo

Tonalá Chiapas (sine data). Afortunadamente me topé con los mitos antes que con los cuentos de princesas, y con Poe antes que con Corín Tellado; eso me llevó a aprender Latín, Griego y tratar de ganar almas para los dioses olímpicos entre los desorientados adolescentes de la UNAM. Lo de escribir fue un vicio que empezó muy temprano, actualmente estoy en tratamiento en un grupo de apoyo, no para dejarlo -ya vi que es imposible-, sino para degustarlo mejor.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>