#1
-¿Me creaste?- dijo el amigo imaginario abriendo más los ojos.

– No, te creí- sonrío la niña, dando al aire el mejor de sus abrazos.

#2

-¿Ya me vas a decir si me quieres?-

-Sí te quiero, pero como amigos-

Y desde entonces, él dejó de imaginarla.

#3

Hoy vi a alguien muy parecido a ti del otro lado de la acera por donde yo andaba.

Le sonreí… él me devolvió la sonrisa. Fue increíble. Y en las infinitas posibilidades, quizá eras tú.

Mi esperanza de que volvieras a aparecer después de tantos años me dio un vuelco en el corazón y mi niña interior saltó de alegría.  Lo pensé un instante y llegué a la conclusión de que no podía ser.

De haber sido tú, hubieras cruzado la calle para abrazarme.

#4

Oficio: Amigo Imaginario

Status: Desempleado

Funciones:

Protejo sueños, siembro flores, cuido noches, invento historias para ir a dormir, construyo sonrisas y dibujo besos, hago llover y a veces reparo corazones rotos (estos últimos nada más los reparo, no los reemplazo).

Si alguien necesita, nada más imagíneme.

about Lillian Hosking

Treinta y tres años haciéndole al cuento. Zurda por herencia. Loca medicada de manicomio, favor de fijar desde ahí cualquier expectativa.

1 comment

Deja un comentario

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>