ACTO I

 ESCENA 1

Entran caminando Obi Wan y Yoda hablando de algo que el público no escucha.

YODA: ¡Cuidado Obi Wan! ¿ka no vis? Un jedi siempre preparado estar debe.

OBI WAN: (Se reincopora de inmediato con gran agilidad) ¡Claro que sí! ¡Un jedi siempre está atento, maestro Yoda! Es que de pronto he sentido una gran alteración en la Fuerza.

YODA: Sí, querido Obi Wan, en efecto también yo un desequilibrio percibo. Alguien su moira transgredió y al lado oscuro cruzó. Pero la Fuerza la manera siempre encuentra del orden restablecer, así desde siempre ha sido en todas las galaxias, en todos los tiempos.

Salen mientras siguen hablando y empieza a escucharse la música de Star Wars mientras se proyecta el siguiente texto.

HACE MUCHO MUCHO TIEMPO EN UNA

GALAXIA MUY MUY LEJANA,

TRAS LA CAÍDA DE TROYA

TODOS LOS EJÉRCITOS TEUCROS

HAN SIDO DESTRUIDOS,

ASÍ COMO LA CIUDAD…

Y LOS TEMPLOS,

ESTOS ÚLTIMOS ESPECIALMENTE

A MANOS DE LOS HOMBRES DE ODISEO

QUE, ENLOQUECIDOS,

HAN PISOTEADO A LAS DEIDADES TROYANAS.

A CAUSA DE ESTO,

A PESAR DE QUE EL RESTO DE LOS AQUEOS

HACE AÑOS QUE HAN RETORNADO A SUS HOGARES

LOS DE ÍTACA SIGUEN ERRANTES

SIN PODER VOLVER A SU AÑORADA ISLA,

PERO TAMBIÉN SIN POSIBILIDAD DE ESTABLECERSE

EN CUALQUIER OTRO LUGAR…

 

ESCENA 2

Entran Odiseo, sus marinos y dos sirvientes del Cíclope brindando. Uno de los pilotos, ya borracho se rezaga y habla con el público al que le cuenta cuánto extraña a su patria y por qué están ahí.

ODISEO: (Se pone de pie y llama al marino) ¡Ven aquí!, estos dos nos van a brindar hospedaje hasta mañana, pero tendremos que partir antes de que llegue su amo, Polifemo, que ha salido a recoger una mercancía para sus bares. Avisa a los demás que tengan carguen la nave y la preparen para salir temprano.

PILOTO: (Intenta cumplir las órdenes, pero se tambalea mucho) Voy más rápido que el Halcón Milenario.

ODISEO: (Lo reprende) ¡No puede ser! ¿Acaso no has aprendido nada? ¡Estamos en una misión! Mientras no volvamos nada es seguro y no podemos dejar de estar alerta. Tendré que ir yo mismo. No te muevas de aquí. (Sale)

ESCENA 3

Odiseo vuelve a entrar tan rápido como salió, de un salto aparece en el escenario con su espada láser encendida.

ODISEO: ¡Polifemo está aquí! ¡Todos en silencio encuentren un lugar para esconderse! (Todos hacen caso, pero cada vez que Odiseo se mueve su espada láser hace ruido. Los marinos lo voltean a ver enojados y lo callan todos al mismo tiempo)

PILOTOS: ¡Shhhhhhhhhh!

ODISEO: (Al marino borracho) ¡Shhhhhhhhhh! (Se da cuenta de que él es el que hace ruido y soberbio apaga su espada) Estoy intentando protegerlos.

ESCENA 4

Entra Polifemo acompañado de una criatura muy sensual y sorprende a todos in fraganti. La chica deja la actitud sexy y se pone en guardia, pelea con los pilotos que, sorprendidos, no oponen mucha resistencia, y los somete, amarrándolos.

POLIFEMO: (A su sirviente) ¡Hey tú! O eres  un traidor o un ladrón, ¿qué hacen estos extraños aquí mientras yo no estoy? ¿Creías que no me iba a dar cuenta? ¿Qué crees que voy por mercancía para que tú hagas reuniones y te acabes todo mientras estoy ausente? ¿Crees que no me había dado cuenta de lo que haces…? (Cada vez va subiendo más el volumen de voz y aumenta su enojo hasta que está a punto de golpear al sirviente)

SIRVIENTE: (Temeroso. Sacando un papel de su bolsa) Antes de que te enojes, escúchame, amo. Este hombre es un fugitivo del planeta Talassia y Poseidón, tu padre, ofrece una fuerte recompensa por los rebeldes aqueos que saquearon y destruyeron la ciudad de Troya. Mira cómo están vestidos. Estos sin duda son rebeldes. Tan sólo estoy velando por tus intereses familiares. ¿Por qué darle la recompensa a extraños si todo puede quedar en familia?  Además esto puede convertirte en su favorito y así te nombraría su sucesor.

POLIFEMO: (Sonriendo convencido, se ha tranquilizado por completo) No eres tan tonto como pareces, creo que te he subestimado.

SIRVIENTE: En verdad que no lo soy, amo (Hace una reverencia).

POLIFEMO: Ve rápido y avísale a mi padre que aquí tengo a los fugitivos.

SIRVIENTE: En seguida, amo (Aprieta unos botones en un aparato, se oye un ruido extraño y se apagan las luces, cuando vuelven a encenderse no hay nadie en el escenario.)

about Rita Cerezo

Tonalá Chiapas (sine data). Afortunadamente me topé con los mitos antes que con los cuentos de princesas, y con Poe antes que con Corín Tellado; eso me llevó a aprender Latín, Griego y tratar de ganar almas para los dioses olímpicos entre los desorientados adolescentes de la UNAM. Lo de escribir fue un vicio que empezó muy temprano, actualmente estoy en tratamiento en un grupo de apoyo, no para dejarlo -ya vi que es imposible-, sino para degustarlo mejor.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>