Estaba oyendo a Chava Flores con toda mi raza, cuando llegó mi nieta Quimverli con su novio Torcuato, que por cierto es un chamacón que estudia y trabaja, o sea que según los cánones es buen partido, porque, aunque tenga 35 años, nunca es tarde para terminar la secun.

La cosa es que llevan juntados un ratote, por lo que mis ocho hermanas, casi en coro, no casi, como si se hubieran puesto de acuerdo, dijeron:

“¿Y ustedes para cuando?”

Hijo ‘e la jujurria, yo que me enciendo porque me supermegarchirequeterecontra caga que la banda opine en lo que no debe.

-¡Si van a tener o no hijos es una decisión de ellos! ¡Dejen de estar mamando, pinches metiches! ¡Ya hay mucho mendigo chamacón! ¡No se metan! ¡El mundo está muy cabrón pa traer más banda! ¡A ustedes les vale madre! ¡Los niños salen bien caros! ¡Fíjense en sus vidas y no chinguen a los demás! ¡Hay gente que no nació para tener morros! ¡Que chingaos les importa! ¡A lo mejor son estériles! Perras, culeras! ¡Déjenlos en paz! ¡Si ellos son felices así, que les quita! ¡Ustedes porque tiene harta prole! ¡Mendigas desgraciadas, frustradas! ¡Ni les van a ayudar a mantenerlos! ¡Los mocosos no hacen a la familia! ¡No critiquen lo que no puedan entender! ¡Abejas africanas!

Pos que se hace un silencio bien denso, de esos incómodos que vienen después de una gritiza como la que me aventé. Fue entonces, cuando una de mis carnalas dijo:

-¿Que ustedes pa cuándo van a comer, porque las enfrijoladas se enfrían?

Ni pex, me equivoqué, pero es que la raza es bien metiche y yo muy prendida.

Jiar jiar jiar

Bye-gón.

about Pepa

Ruca libidinosa, de origen mixteco con aires de grandeza y debilidad por los jóvenes apuestos, actualmente muerta cuyo vínculo con el más acá es el infernet.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>