“Y si te amé, ni me acuerdo…”

(Twitter @lillumsideres)

Le he dicho al mundo entero en una línea y en tan solo cinco segundos, nuestra situación.

La única manera de llegar a alguien que permanece en silencio por cobarde, es haciendo fuertes declaraciones en público, fijo.

Y yo le he hablado de mil maneras sin ninguna respuesta…  Si quiere terminarlo, bueno, dale, ya está, lo dice y le pone el punto final. Pero  no. Usted prefiere jugar a ser un fantasma más que un hombre, alguien que desaparece por voluntad propia y en silencio. Y a mí me queda interpretar su silencio como me venga en gana, para que no duela.

Estoy cansada de hombres cobardes que irrumpen en mi vida y después desaparecen como si yo nunca hubiese existido… no creo merecer eso.

Creo que merezco la decencia de una explicación honesta, una voz tajante, un final escueto, prefiero mil, cien mil veces una nueva herida a la incertidumbre.

La incertidumbre jamás cicatriza.

Y si no, como mínimo, merezco un buen olvido, elegante, sorpresivo y sin pasado.

Mínimo, un buen, valiente olvido.

about Lillian Hosking

Treinta y tres años haciéndole al cuento. Zurda por herencia. Loca medicada de manicomio, favor de fijar desde ahí cualquier expectativa.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>