Me estaba preparando un champurrado cuando escuché que era día de San Valentín y me dije:

¿Trujillo? No creo, sus películas eran bien chafas, aunque esa de “Perro callejero” me hizo vibrar en la entrega de los Arieles del 79.

¿Elizalde? Naaa, cantaba retefeo la de “te quiero así, te amo así, así como tú eres”, por cierto pobrecito, se hizo famoso nomás porque lo llenaron de plomo más que a Bonnie and Clyde.

¿Lasaña? Dudo que alguien recuerde ese maravilloso personaje de Héctor Suárez. La película está bien piocha, así que si pueden, véanla.

¿Camote? Esa era una frase que decía mi agüelita Toña cada que algo salía mal: ¡Valentín camote, Pepa! ¡Ya te volviste a caer!, entonces no creo que sea ese Valentín.

¿De la sierra? No me quisiera acordar del que fue fusilado y colgado en la sierra.

¿Gómez Farías? No creo que sea nuestro gran prócer tapatío que llegó a ser preciso.

¿Pimstein? Naaa, sus moconovelas no son recordadas ni por él mismo.

Y pos no, soy una orate, era San Valentín el patrón de los enamorados y la fertilidad, que manda a cupido, un panzoncito cachetón, que lanza flechas nomás pa chingar a las parejas embarcándolas en los mares de la cachondez.

Por eso, chamaconas y jóvenes apuesto, hoy y siempre tengan “setso” desenfrenado. Pónganse máscaras con cierres, látigos y lencería fina. Bésense sus bocas, toqueteense sus cuerpos y hagan hijos al por mayor, que hace falta plebe pa poblar este lugar.

Que reciban muchos cariños, los quiero, infelices.

Smack

about Pepa

Ruca libidinosa, de origen mixteco con aires de grandeza y debilidad por los jóvenes apuestos, actualmente muerta cuyo vínculo con el más acá es el infernet.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>