Prometiste regresar a mi lado.

Dijiste que me amabas y que no serías capaz de dejarme sola.

Juraste que íbamos a envejecer juntos.

Que el amor era eterno.

Aseguraste que nada nos podría separar.

Te creí ciegamente.

¡Fue mentira!

Jamás lo habías hecho.

No imaginaste mi dolor.

No sabes cuánto lloré.

La pena me cegaba.

Lo cierto es que perdoné desde el inicio.

No fue tu culpa.

Un ladrón te impidió volver a casa.

Un imbécil me convirtió en viuda.

Tu asesino hizo que no cumplieras las promesas.

about Zarcowitz

Musicompositor, novelistanatólogo, poetántrico, caricaturistaciturno y locomploteano. Nacido en las entrañas de la capital Mexicanaca en el siglo XX. Etiquetado como Lord por Byron, Zarco por Altamirano y Witz por su traducción en alemán. Contadormilado de profesión y amante de las letras desde que sus oídos vibraron con la canción "Las vocales" de Cri Cri. Sus colaboraciones en fanzinestables, revisteoremas y periódicatres se mantienen disponibles en las viseras del internet. Ha publicado más libros de los que ha vendido. De su más reciente obra "El abecedario mató al ábaco" se tiraron seis ejemplares por defectuosos.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>