Me estaba poniendo Pomada de la Campana, cuando comencé pensar en la historia de nuestro patrón, el jefe de jefes que se fue al cielo después de ser crucificado. Yo creo que las cosas no le funcionaron porque traía una banda de apóstoles remala, o sea un séquito que todo lo entendió a su conveniencia. Asegún esto eran doce, pero nomás tres destacaron y eso por PUÑALES, por ejemplo, Pedro:

Peter es conocido porque “lo negó” tres veces. Háganme el favor. Estoy segura de que entendió mal la señal. Jesús le dijo: “Si viene un cobrador le dices que no estoy, que no vivo aquí, bueno, que no me conoces”. Pero el muy puñal, cuando vinieron los catorrazos, de ahí se agarro.

Otro discípulo era Tomás. Ese Tom era un caso, su mayor aportación fue ser el primer Ripley de la historia con su famoso: “hasta no ver no creer”. Este en lugar de rifarse el físico por el patrón cuando le estaban dando durísimo y todos le preguntaban: ¿crees que lo salve Dios?, el muy muy puñal, soltó su frase.

Y el último, Judas, ¡a jijo, ese se voló la barda! Primero Jesús le dijo que los amigos “valían oro” y el muy babas se la tomó literal, pero lo pior vino al traicionarlo, no sólo ese hecho lo convierte en el más puñal de la bandera, para mayor agravio, “lo entrega con un beso”. ¡Con un kiko!

Imagínenselo en pleno trato por las monedas, sacando de onda a todos con su comentario: “al que yo bese, es el bueno”. No mamuts, ¿Cómo se le ocurre andar de besucón? ¿Pa qué? ¿Qué se ganaba, pues?

En fin, que así los más famosos de los apóstoles, con esos amigos nomás quedaba resucitar. Jiar jiar jiar.

about Pepa

Ruca libidinosa, de origen mixteco con aires de grandeza y debilidad por los jóvenes apuestos, actualmente muerta cuyo vínculo con el más acá es el infernet.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>