Estaba viendo el final de la telenovela de Jenny Rivera porque creí que era de humor, hasta que me percaté que era la historia de una gran diva. La cosa es que de todos modos es retechistosa.

Imagínense su onda pocha:

-hey, mom, do you want tacos?

-yes, babe, but of moronga!

Además, ¿quien va a tomar en serio una entrevista en la que la cantante dice que su disco se llama “y se las voy a dar a otro”? No mamarts.

Luego, eran recorrientotes se la pasaban risa y risa, chupe que chupe, dice y dice chido y gacho. ¡Nombre, linda la raza!

Pa colmo, se mata en un avionazo y en los restos queda intacta su zapatilla, ni se quemó ni nada, se ve tan reluciente como la de la Cindirella.

En fin, humor involuntario, jiar jiar jiar.

Por eso, mejor les recomiendo mejor la de Lupita Darecio porque es mujer como cualquiera, con más dudas que soluciones, con hartos defectos y les vale madre, con amor y cuchipipis, una gaviota como la de EPNdejo, pero felina como la de los Thundercats, más cachonda que un carbón, tranquila y vaciladora, sumisa cuando quiero y haciéndola de pedo porque sí… ¡Hoy voy a cambiar!

Bye-gón

about Pepa

Ruca libidinosa, de origen mixteco con aires de grandeza y debilidad por los jóvenes apuestos, actualmente muerta cuyo vínculo con el más acá es el infernet.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>