Por fin estoy nuevamente en mi tierra. Acabo de llegar al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, lo que me pone inmensamente feliz. Volver a ver a mi familia, a mis hermanos y sobre todo festejar los 15 años de mi hermanita.

Aunque la fiesta está lejos de ser tradicional, nada del típico vestido estrafalario y el vals, no, nada de eso. La chamaca resultó muy locochona y nos pidió llevarla al único concierto que darán los Beatles en el estadio de Ciudad Universitaria. Además siendo honestos hasta a mis viejos les gusta esa música. Entre todos hicimos el sorteo para ver quién la iba a acompañar y resulté ser el elegido, a pesar de que tuve que pedir permiso en mi trabajo para venir.

Nos hemos visto un poco comprometidos a darle ese festejo porque nos lo pidió hace mucho tiempo y nunca pensamos que coincidiera la visita del gran cuarteto con los quince de la hermana. Además andan circulando rumores de que al grupo ya no le queda mucho tiempo de estar juntos y pues aprovechando este año de 1966 en donde la fortuna ha decidido quedarse con la familia, pues como que todo se acomodó.

¡Estoy fascinado, me imagino ya las luces, el grupo en el centro del estadio cantando, brincando, con sus trajes multicolores y sus melenas largas! He visto que en otros países a veces ni siquiera dejan escuchar las canciones de tanto que la gente grita y grita, pero la verdad estar en donde ellos estén ya es una gran cosa para nosotros. Afortunadamente no tuvimos que ir a Inglaterra o Alemania que es donde más se presentan.

Después de tantos trámites y de tratarnos como incultos, por fin el regente de la ciudad dio el permiso para que se presentara un concierto de primer nivel. Y lo más importante, ¡YO estaré ahí!

Espero que no sea mucho atrevimiento pero aprovechando la suerte que me cargo en los últimos años, en una de esas puedo colarme a donde estén  los Beatles y de una vez los invito para hacer un festejo en la casa y que el cumpleaños de mi hermana sea todavía más memorable.

Casi no estaré después con la familia, al siguiente día del concierto tendré que regresar a Houston, mi trabajo en la NASA no me permite despegarme mucho tiempo. Estamos preparando una misión que se llama Apolo XI en donde estamos seguros que pondremos al hombre en la luna en unos tres años más.

Cómo tardan en traer las maletas, ni que el aeropuerto este fuera tan grande. Además no me explico por qué de pronto hay mucho bullicio.

¡El brinco que acabo de dar es digno de competencia! ¡No creo todavía lo que mis ojos ven! Están saliendo ya los Beatles. No sabía que llegarían casi a la misma hora que yo. ¡Ay Dios, qué suerte la mía! ¡Igual y se me cumple mi deseo de llevarlos a mi casa! Mi carrera y mi grito me asombran a mí mismo, pero sólo así llegaré a ellos.

John, John, wait for me, please!!!

about Carmen Leon

Hippie de corazón, pero fresa por naturaleza. Adoradora de los Beatles y los Doors. Cuentera y platicadora desde siempre. Poseedora de muchos datos inútiles. Recientemente amiga muy cercana de Franco Deterioro.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>