La mujer moría de ganas de romper el teléfono celular de su pareja, aventarlo contra la pared y ver cómo se hacía pedacitos. Tenía ese pensamiento cada que lo veía y lo oía hablar muy contento con algún interlocutor, ella intuía que siempre se trataba de alguna mujer.

El hombre había demostrado que lo suyo, lo suyo, era el coqueteo, la moral relajada y la falta de compromiso con su mujer. Desde los primeros meses de vida en común ya estaba buscando algún otro pasatiempo. Eso sí, su trabajo nunca estuvo descuidado y era un excelente negociador con mucho éxito en los negocios.

La mujer ya no sentía mariposas en el estómago cuando estaba con él, más bien le habían quedado unos murciélagos que le arañaban las entrañas cuando lo veía y sobre todo cuando lo escuchaba hablar por su celular.

Por eso ese día aprovechó un descuido del hombre y de un brusco tirón le arrebató el teléfono, mismo que arrojó hacia la pared con mucha furia, poca fuerza y mala puntería, lo que ocasionó que éste fuera a dar contra el respaldo del sillón.

Para el hombre todo sucedió tan rápido, que el instinto lo hizo aventarse con rapidez para tratar de rescatar su teléfono, pero con tan mala suerte que lo único que logró fue darse un fuerte golpe en la cabeza contra la dura superficie del brazo del sillón.

La mujer lo vio caer y el estupor por lo que acababa de suceder la dejó inmóvil, tan inmóvil como había quedado el hombre. Después de un tiempo ella reaccionó, pero el hombre fue directamente al hospital, en donde a los pocos días le diagnosticaron paraplejia, como consecuencia de la  fractura de las cervicales.

El teléfono quedó intacto. Una de las primeras personas en visitarlo en el hospital fue uno de los socios y según había investigado la mujer, fue con él la última llamada registrada en el teléfono del hombre. El motivo: cerrar un cuantioso contrato con una institución de gobierno.

Actualmente la mujer pasea al muy callado hombre en una silla de ruedas de última generación.

about Carmen Leon

Hippie de corazón, pero fresa por naturaleza. Adoradora de los Beatles y los Doors. Cuentera y platicadora desde siempre. Poseedora de muchos datos inútiles. Recientemente amiga muy cercana de Franco Deterioro.

1 comment

Deja un comentario

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>