Estaba comprando una caguama con mis camaradas, cuando a lo lejos vi un morro paseando un perro con síndrome de down de esos feos que se mueven muy acelerados y que tienen las pupilas dilatadas como si anduvieran drogados.

La cosa es que me dije (quedito): A chinga, ¿a poco es mi tataranieto Yobani? Nombre, pos que grito:

-¡Hey, Llobas! Ven acá.

Jijo de la jujurria, mejor ni lo hubiera mandado llamar. Ya cuando lo tenía enfrente, semejante “aufit”. Comencé a verlo desde los pies, con unos zapatos blancos, de charol, más puntiagudos que los de Aladino. Un pantalón de mezclilla deslavada, apretado, pero lo que se dice apretado, pobrecito él mismo cortándose la circulación y con unas pantorrillas más flacas que las de un pollo. Una camisa de cuadritos verdes abrochada desde el primer hasta el último botón, tirantes rosas y una corbata de moñito. En los brazos unos dibujos de unas libélulas, unas aves canoras y unos pétalos viajando en el aire. Ufff ufff y recontra ufff, lo pior vino en la cara. Una barbita cortada con la paciencia de un cirujano, fácil se tardó unas tres horas en hacerse esas patillitas delineadas. Ni que decir del bigote, tiene poquito pero eso sí, desde la mitad de los labios hacia sus cachetotes, largos como los de una morsa. Ceja depilada y un broquelito en la oreja derecha. Unos lentes sin micas de armazón grueso como de una pulgada. Ya pa rematar los costados del cabello rapados y un copetote que envidiaría Dylan Magüey.

-¿Y ora tú qué traís?

-¿Por qué?

-¿A dónde vas disfrazado o de quién te escondes?

-Soy “jister”

-Hasta para eso eres animal, se llaman Hipster, Llobas.

-Ay pinche vieja horrible, yo me digo como quiero.

Jijo e su, nomás lo vi de respondón y luego luego que le hablo a mis toporoch@s amigos y que le empezamos a cargar carrilla.

-¡No me “buleyes” agüe, te puedo denunciar!

Y que corre contoneado, atisbando una furtiva lágrima que se desprendía desde su mejilla para estrellarse contra su cruza de Pug con Chihuahua.

Ni modo, primero muy picudo y luego ni aguanta nada, prometo no volver a tocar a mi muchachito. Lo siento.

Si estás leyendo esto, mi querido Llobas, te ofrezco una mentada de madre pública. Jiar jiar jiar.

about Pepa

Ruca libidinosa, de origen mixteco con aires de grandeza y debilidad por los jóvenes apuestos, actualmente muerta cuyo vínculo con el más acá es el infernet.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>