Estaba brincando la reata, de Porfirio, of cors, yo no hago ejercicio ni aunque me paguen. La cosa es que recordé la primera vez que fui madre o sea el día en que me convertí en ese ser dador de vida… ay ojón. En fin, a mí me criaron a chanclazos si no era compartida, si no decía gracias, si no pedía las cosas por favor, si salía mal en la escuela, si resongaba o a cinturonazos si decía groserías, si ofendía, si me peleaba, si no seguía órdenes etcétera, total que mi vida estaba plagada de madrazos. Entonces, yo dije ¡No! Mi cachorro no va a sufrir lo que yo y como estaba de moda cuidar al mocoso como lo más sagrado, ahí me tienen viendo en la red todas las páginas de crianza de escuincles donde salen hartos “psicólogos”, “coachings”, hasta “psiquiatras” y demás, con voces suavecitas, pausadas, ecuánimes, pero que instruyen bien rete bonito, al decir:

Nunca le digas no, explícale por qué no, lo puedes frustrar.

Déjalo libre, que maltrate plantas, que maten animalitos, que rompan las cosas del vecino, no lo límites, lo puedes frustrar.

Que aprenda por sí mismo, si no quiere ir a la escuela, no lo castigues, ya entenderá en su momento, lo puedes frustrar.

No lo obligues a compartir, los demás no tienen por qué tener lo que es suyo, pero si ves que quiere agarrar lo de los demás, ayúdalo, lo puedes frustrar.

Que experimente, incendiar lo invita a entender lo calientito, desperdiciar el agua le muestra cómo se le ponen pachiches las manos, golpear a los demás le da seguridad, pero por favor no dejes que se lo hagan a él, lo puedes frustrar.

Que llore y haga berrinche en el piso, que suelte sus emociones, pero corre a comprarle algo para tenerlo feliz, que vea que en la vida hay premios y es un triunfador.

Y por amor de Dios, te suplicamos señor, que en ningún momento pase por tu cabeza la cruel idea de burlarte de él y mucho menos de darle un manazo o una nalgada… se te va secar la mitad del cuerpo y sentirás un dolor inmenso que te romperá el alma en esquirlas que estallarán dentro de ti y, por lo tanto, lo vas a frustrar.

Así que yo seguí todos los consejos de los “sabios” de las redes, de los programas del 2 o del 13, de las de las revistas de vanidades, y de las enseñanzas de los blogueros para educar a mis 19 hijos, que por cierto cada uno tuvo 8 chamacos a los que crió igual y a su vez ellos 4 escuincles instruidos de la misma forma, así que échenle cuentas nomás de mi Porfirio y yo somos 608 que nunca logramos nada, que venimos con todo a la rapiña, a hacer nuestra voluntad, a la grosería y a saberse que siempre tenemos la razón, pero eso sí… no estamos frustrados, jiar jiar jiar

about Pepa

Ruca libidinosa, de origen mixteco con aires de grandeza y debilidad por los jóvenes apuestos, actualmente muerta cuyo vínculo con el más acá es el infernet.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>