Estaba escuchando el temazo “El recuento de los daños”, cuando de repente, comencé a pensar en Gloria Trevi y, por supuesto, eso me llevó a querer escribir del Día del trabajo, ah, no ¿vea?

Bueno es una hermosa fecha que conmemoramos sin chambiar, pero pos eso no está mal, siempre es bueno andar cuajandose a lo bestia. Raro sería celebrar mientras trabajamos. Es como si en el Día de la madre parieramos o si el Día de la revolución nos levantáramos en armas, eso sí estaría denso.

La cosa es que fue de asueto, puente y quincena, pero extrañamente, como la Semana Santa acababa de pasar, pos muchos nos quedamos en la CDMX. Yo aproveché pa ir a la Alameda donde hay hartas fuentes y ya saben, como buena Doñita jocosa, como un imán, que corro a “bañarme” en ellas. ¡Nombre!, todos los ahí mojados, risa y risa, contagiados de humor, espolvoreando buena vibra y emocionados más que si la selección hubiera triunfado en el mundial.

No, no, no, una cosa singular, una unión, un regocijo, un encanto, un fervor por la diversión inigualable, bueno, con decirles que fue una experiencia casi casi tan satisfactoria como tronar cuetes. Esa maravillosa actividad en que resuena la pólvora y pos… ya… ¡nomás!, pero bueno, ambas nos encantan. Jiar jiar jiar

Espero que haigan descansado chipotles, ahí nos bimbollos, infelices.

about Pepa

Ruca libidinosa, de origen mixteco con aires de grandeza y debilidad por los jóvenes apuestos, actualmente muerta cuyo vínculo con el más acá es el infernet.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>