Estaba comprando unos productos milagro vía telefónica cuando vi una notificación de Qaplann en la que decía que nuestro querido Lor Zarcogüits se nos despedía un rato de la página.

¿Pos quién le pegó? ¿Quién le hizo mala cara? ¿Qué jijos de la jujurria le picó?

En fin, la neta ni lo vamos a extrañar, mientras me tengan a mí basta para echar desmochi nos la vamos a pasar bomba. Además ya saben, siempre escribía de lo mismo, que si los muertos, que si el llanto, que si los niños de la calle, las güilas, el desamor, etcétera, pura tragedia como los tangos y las canciones de José A. Jiménez. Yo creo que por eso uno de sus libros se llama “mil formas de decir lo mismo” jiar jiar jiar.

La cosa es que me quedo sola en este viaje de divagarts y se va porque nunca me ha llegado a los “me gusta”, si no fuera porque él mismo les da, nomás nadie, jiar jiar jiar, otra vez.

Bueno, ya hablando en serio, le deseo lo mejor desde mi coraza lleno de colesterol, que sea feliz y que le vaya chevere, si regresa, este es su cantón si no nunca lo fue, ah no, ese era el maravilloso dicho “si pierdes algo y regresa, no fue la virginidad” ¿o cómo era? Algo así.

Ni mocho seguro le va a hacer como los programas de tv que repiten todo y, por cierto, si lo hace, que me pague la idea el infeliz.

Ya que se estaba poniendo bueno este asunto me deja como Dios me trajo al mundo: encuerada, perdón me resbalé, ni pex ni siquiera me pagó lo que me debía.

Que disfrute el descanso y le dedico mi divagación.

Abur, chamacón

about Pepa

Ruca libidinosa, de origen mixteco con aires de grandeza y debilidad por los jóvenes apuestos, actualmente muerta cuyo vínculo con el más acá es el infernet.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>