La noche es fría sin ti; los días, demasiado largos. Yo jamás pensé que tu ausencia podría ser tan notoria, sobre todo porque nunca has estado, pero así es: el vacío de ti en mi vigilia se ha convertido en una sombría constante, tanto como el deseo de ti se ha vuelto el refrescante rocío con el que cada mañana mi cuerpo vuelve a la vida. Eres la paradoja más dulce, el oxímoron en el penúltimo verso del poema de mi vida, el verso que será editado de la edición final, aunque no sea un error, aunque lo sea.

Ayer era muy tarde, cuando la niebla se disipó un poco y por fin pude distinguirte en el camino, la luna ya brillaba burlona a 20º de mí y su sonrisa blanca me permitió ver la tuya, y tu sonrisa blanca me permitió ver tus ojos. Te escuché, te comencé a sentir y a descubrir de cerca, de lejos… fue inevitable, quizá no lo fue, pero supiste abrir la puerta que yo había cerrado. ¿En verdad la cerré?

Tu sonrisa y la luna; mi negación, mi extravío y los campos desérticos en los que me encontraste caminando, corriendo, intentando escapar hacia la lluvia, hacia el mar. Y así, intentando escapar, también te encontré, como tú a mí. Había un arroyo entre los dos que hoy se ha vuelto un río desbordado. Y sé que nadie entenderá que, después de haber llegado sana y salva al otro lado, vuelva a atravesarlo a nado otra vez, pero es que jamás quedamos del mismo lado, es que, aunque nunca lo hagamos, hay una parte de mí que no entiende de razones y quiere estar contigo a pesar de que sea sólo por ese breve instante en el que nos cruzamos cuando estamos dentro de su cauce.

Pero al final, en esta orilla, ya es de noche; al final sé que mañana será un día muy largo, porque ya ha llegado la primavera y el sol calienta mientras la luna se esconde, descansa.

about Rita Cerezo

Tonalá Chiapas (sine data). Afortunadamente me topé con los mitos antes que con los cuentos de princesas, y con Poe antes que con Corín Tellado; eso me llevó a aprender Latín, Griego y tratar de ganar almas para los dioses olímpicos entre los desorientados adolescentes de la UNAM. Lo de escribir fue un vicio que empezó muy temprano, actualmente estoy en tratamiento en un grupo de apoyo, no para dejarlo -ya vi que es imposible-, sino para degustarlo mejor.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>