La cicatriz que tenía en la mano lo hacía único para ella, le parecía que eran las manos más hermosas que había visto. La hacían sentirse pequeña ante ese hombre que fue capaz de soportar un dolor tan fuerte que le había dejado esa marca.

Todas las noches antes de dormir ella besaba esa mano de su marido, lo hacía de la forma más natural y con la admiración más profunda. Él la acariciaba conmovido siempre, a pesar de tanto tiempo de recibir ese amoroso beso.

Años atrás, iban saliendo juntos del edificio donde trabajaban cuando de pronto empezó a sentirse un terremoto de mayores dimensiones. A pesar de vivir en una zona sísmica y estar acostumbrados a los movimientos de la tierra, esto que estaban sintiendo era diferente.

De pronto empezaron a caer las paredes y las estructuras metálicas del edificio. Cuando una varilla se soltó y venía directamente a la cabeza de ella, él inmediatamente metió la mano para desviar el golpe y quedó atravesado por el metal. Quedaron sepultados en los escombros y en la terrible oscuridad. El no emitió quejido alguno, pero tampoco podía hacer gran cosa por aliviar la situación.

Tuvieron que esperar en ese tormento durante horas, mientras oían a los desesperados rescatistas que respondían a los gritos de los que se encontraban en tan dolorosa situación, cargando literalmente un mundo. Cuando por fin pudieron volver a ver la luz, sintieron que habían renacido y gritaron su agradecimiento a la vida y a los rescatistas.

El tuvo que ser ingresado en el hospital por varios días para que se recuperara y le reconstruyeran todos los huesos de la mano, labor titánica de los médicos que duró más de doce horas.

Y ahora, al verlo tan sereno en su ataúd, ella recuerda la valentía del hombre que le salvó la vida y le dio tanto amor. Sólo desea que abran la caja para darle un último beso en esa bendita cicatriz.

about Carmen Leon

Hippie de corazón, pero fresa por naturaleza. Adoradora de los Beatles y los Doors. Cuentera y platicadora desde siempre. Poseedora de muchos datos inútiles. Recientemente amiga muy cercana de Franco Deterioro.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>